enero 24, 2007

Pongan a enfriar las chelas.

No es secreto para nadie mi aberración hacia los Estados Unidos, la verdad es que a veces me cansa tener que estarle dando la vuelta a los productos gringos, en el supermercado es impresionante las manzanas, los duraznos y hasta las lechugas son gringas. Cada vez que voy me tengo pelear con el gerente por que no soporto que la fruta y la verdura sean importadas.

El chiste es que hay algunas cosas que no puedo evitar amar y que están directamente ligadas con nuestros vecinos del norte como lo es el Fútbol Americano, desde chico siempre me ha fascinado es uno de los deportes que mas me gusta jugar y sin duda el que más me gusta ver. Puedo pasar todo el domingo viendo cualquier partido, del equipo que sea eso no hace la diferencia, sino el juego en si.

Siempre he sido fanático de las Águilas de Filadelfia, no es que sea el mejor equipo y la cosecha de triunfos es tan pobre como un vendedor de hielo en Alaska; de cualquier forma es el equipo de mi corazón y así seguirá siendo por siempre. En los últimos años no les ha ido tan mal, han llegado a 5 de las últimas 6 post temporadas y a un “Super Tazón”.

Ya como es costumbre para mi pasó el mal trago de la eliminación hace dos semanas cuando los Santos de Nueva Orleáns les pasaron por arriba y los dejaron fuera… como siempre.

El “Super Bowl” es un evento importante por varios motivos. En primer lugar es el evento televisado con mayor rating en la historia, y cada año lo superan han llegado a niveles impresionantes de más de 50 puntos de rating globales reales; regularmente los invitados musicales son buenos y montan buenos shows en el medio tiempo; siempre pueden suceder cosas impactantes como verle un seno a Janet Jackson, claro que los gringos ya salieron con su jalada y ahora la transmisión viene diferida para evitar cualquier contratiempo.

El punto es que regularmente los “Super Bowls” no son buenos partidos, por la forma en la que se desarrolla el campeonato y como están divididas las conferencias un equipo de los que llega es mucho más fuerte que el otro. Regularmente la conferencia americana tiene mejores equipos que la nacional (muy a mi pesar y por supuesto sé que me van a caer un par de mentadas por este comentario) y eso logra que los partidos sean poco parejos y no muy emocionantes.

Por supuesto que a esto vienen varias excepciones y una es la de este año en el que los Potros de Indianápolis y los Osos de Chicago se medirán el próximo 4 de Febrero por el máximo triunfo de la liga. Creo que estos dos equipos manejan diferentes esquemas de juego; los Potros dependen mucho de lo que su Mariscal de Campo pueda hacer y los Osos tienen una defensiva impresionante y los encargados de avanzar las yardas son los corredores más que los receptores.

Estos ingredientes, y muchos otros, me parece que nos prometen un juego cerrado, interesante y muy emocionante. Pongan a enfriar las chelas y prepárense una buena botanita que serán unas buenas horas de diversión dominical.

Y para los que no les guste y para las novias de los aferrados como yo, pos échenle imaginación para pasársela bien, o de plano compren otra tele.

Voy con Chicago. ¡Hagan sus apuestas!

3 comentarios:

Pandro dijo...

100 pesos a los pumas!!!

Wicho dijo...

Voy con Chicago!

Bobby dijo...

Pues voy con Indianapolis, ni pedo, siempre a la americana a menos que llegue Green Bay... En fin, que vamos a hacer este año pal super bowl? si me avisan con tiempo que se animan yo los invito a verlo a casa de los jefes con su respectiva carnita asada, como ven? se apuntan?